Temperatura del Cairo

 

 
Buenos Aires ARGENTINA

 

 

 

 

 

 

«« ATRAS

 

 El Escarabajo "Amuleto de la Buena Suerte"
 

El escarabajo egipcio del Antiguo Egipto empezó a ser considerado una divinidad, hace más de 4500 años, razón por la cual, es uno de los amuletos más antiguos del mundo.

Se lo consideraba un animal simbólico de protección, pues representaba la vida y los egipcios lo relacionaban con la creación, la reproducción, la virilidad, la sabiduría, la renovación, la resurrección y la inmortalidad.

 

Fue venerado por el pueblo simbolizando al dios de la creación y reproducido en todo tipo de materiales.

 

Se ofrecían como prendas de "buena voluntad y amuletos de la buena suerte"  y en muchos de ellos se realizaban inscripciones o se grababan jeroglíficos.

 

Todo arranca de la manera que tuvieron los egipcios de observar a estos insectos tan abundantes en aquellas tierras y de las conclusiones que obtuvieron de su comportamiento, relacionándolos con la manera en que el Dios-Sol (Ra) hacia rodar el sol de un lado a otro del firmamento.

 

Como el sol otorgaba el calor y la vida, llegaron a la conclusión de que los escarabajos eran símbolos de generación, de modo que empezaron a fabricar amuletos donde se reproducía la figura del escarabajo con el deseo de alcanzar la fuerza del dios de la creación.

Los egipcios les asignaron a los escarabajos las propiedades simbólicas de la renovación y la resurrección eternas, vinculándolos con el dios Jepri o Khepri ("el que llega a ser" o "aquel que renace por sí mismo").

 

También algunos lo consideran al escarabajo sagrado como el "símbolo egipcio de la reencarnación".

 

Los amuletos han jugado un papel importante en los Antiguos Egipcios y esta civilización los han utilizado como protección hacia los malos espíritus.

 

Pero no sólo los egipcios vieron en ellos propiedades mágicas, los etruscos y los romanos utilizaron también este tipo de amuletos y los de fabricación fenicia y púnica se difundieron por toda la cuenca mediterránea.

 

Cada amuleto tiene su propio tipo de poder y eran hechos de varios colores, prevaleciendo los de color verde y turquesa, porque es éste, el color del nacimiento.

Hay que considerar que los mismos egipcios, que erigieron grandes pirámides, estatuas colosales de sus reyes e imponentes templos, también fijaron su atención en este humilde insecto, convirtiéndolo en objeto de su adoración.

 

Lo elevaron a la categoría de uno de los símbolos místicos más importantes de la historia egipcia y le confirieron una forma perdurable en su arte.

 

En el Panteón Egipcio, el escarabajo, llamado khopiwu, de la raíz egipcia khopreu, que significa “cambiar”, simbolizaba la gran ley de la transformación, la renovación constante de la existencia, y por lo tanto, el emblema de la vida humana y de las transformaciones del alma.

 

Como emblema divino era la representación de khopri, el sol del levante, que surge cada mañana después de terminar la noche, es por ello que el disco solar de los escarabajos aparece con Isis y Neftis, quienes durante las horas de la noche lo protegían de los peligros.

 

Existieron escarabajos que sirvieron de pectorales, substitutos del corazón.

 

Los dijes y amuletos en forma de escarabajo abundaron extraordinariamente en el Antiguo Egipto, tal como se comprueba por los hallazgos en las tumbas.

 

También se han hallado escarabajos de piedra dura, que están revestidos de una laminilla de bronce, estos tienen, frecuentemente, la forma del corazón, conservando el carácter de amuleto, grabados en la base, con una fórmula mágica, tomada del libro de los muertos, en los capítulos XXX y XV.

 

El emblema del escarabajo aparece grabado en muchísimos monumentos, como también se lo encuentra pintado en sarcófagos, y su figura a sido representada, tanto con las alas recogidas como extendidas.

 

Otras veces se le ve a bordo de una barca, sosteniendo el sol entre sus antenas, o adorado por otras deidades.

 

Los escarabajos se construían de distintos materiales, desde la suave piedra, esteatita (talco), madera o barro, hasta loza vidriada en azul y verde imitando los colores metálicos de algunas especies de estos escarabajos, y por supuesto en oro, plata y bronce.

 

Los de metal son más escasos, aunque se han descubierto algunos de oro, plata y bronce, en la mayoría de los casos el cuerpo del insecto es de piedra y sólo las alas de fino metal.

 

Algunos fueron labrados en piedras preciosas o semipreciosas: berilo, cuarzo blanco, hematita, amatista, serpentina, lapislázuli y turquesa.

 

Los escarabajos se presentan con formas ovaladas, alas recogidas y perforaciones en el sentido de su eje mayor para ser ensartados en collares.

 

Originalmente se hallaban recubiertos de esmaltes de color verde y turquesa, colores característicos de algunas de las especies de la naturaleza, en los ejemplares que aún se conservan en buenas condiciones, prevalecen los de color turquesa.

 

Los reversos de los dijes y amuletos se los dejaba liso, o con el nombre de algún alto dignatario o faraón.

 

Cuando un mago creaba un amuleto, como el escarabajo, introducía en él fuerzas esenciales para preservar la vida y garantizar la inmunidad de un cuerpo.

 

Para lograr una protección completa había que utilizar 104 amuletos diferentes.

 

También con un ritual se hacía llegar y circular la fuerza mágica del amuleto a través de todo el cuerpo, antes de llegar a la cabeza.

 

En el antiguo Egipto se consideraba a una buena madre de familia, a aquella que tenía un conocimiento profundo de la magia de los amuletos, los cuales utilizaba para poner a sus hijos al abrigo, de los peligros exteriores de toda índole.

 

Durante el crecimiento de la persona, el escarabajo favorecía para el amor, la vitalidad y el éxito del trabajo.

 

Hay que destacar que se han encontrado escarabajos reales con los nombres de diversos faraones del antiguo imperio incluso Khufir (Keops) y su hijo Man-Kau-Ra (Micerino), constructores de las pirámides homónimas, pero se considera que tales amuletos pertenecen a una época posterior y que sus inscripciones eran de carácter conmemorativo o invocatorio del poder divino de aquellos soberanos.

 

Los escarabajos han conservado para la historia los nombres de diversos faraones que, de lo contrario, hubieran permanecido en el olvido.

 

Hubo una épocas en que los escarabajos se ofrecían como prendas de buena voluntad y talismanes de buena suerte: “Con el favor de Ptah, el príncipe Shashang le desea a su madre, Ka-ra-ma-ma, un feliz año nuevo” reza uno de ellos. En otro se lee: “Quisiera Amón iniciar el año con felicidad”.

 

Muchos de ellos, a manera de medallas milagrosas, presentan inscripciones con el nombre de la deidad protectora.

 

En los escarabajos dedicados exclusivamente al adorno personal: dijes, pendientes, sortijas, colgantes o collares, en vez de fórmulas místicas se grababa en ocasiones jeroglíficos o signos misteriosos solo comprensibles por la persona que los poseía o bien el nombre, títulos o algo que a ésta se refiriera, si no eran solo simples combinaciones de líneas de rollos o de entrelazados de puro carácter decorativo.
En muchos de ellos se encuentran una frase formada por tres signos jeroglíficos que significan: “durable para siempre es la renovación de Ra”.

 

Los escarabajos eran engarzados en medallones, brazaletes y anillos, se colocaban en el pecho, muñecas y dedos o simplemente en la muñeca de la mano izquierda.

 

El significado más profundo correspondía al escarabajo del corazón, hecho por lo común de arcilla o piedra y que se colocaba sobre el pecho, poseía energías extraordinarias, y recitando las palabras de magia que habían sido escritas en él, no solamente protegían el corazón, sino también daba nueva vida y existencia al cuerpo.

 

El escarabajo era el tipo y símbolo del dios Khepera, la invisible fuerza de la creación, que hacía moverse al Sol a través del firmamento.

 

Este particular escarabajo que los egipcios escogieron para copiar de sus amuletos, es el escarabajo pelotero, los cuales viven en países tropicales o semitropicales.


Estas especies son generalmente de color negro, pero entre ellas se han encontrado algunos con bellos adornos metalizados.

 

El escarabajo más antiguo que se conoce, está en el Museo Británico, se encontró en KURNA cerca de TEBAS, y pertenece al período de la XI dinastía, (2600 años A de C.)

 
 
 

 

  © Copyright 2006-2012  Artesanías Egipcias Todos los Derechos Reservados
 

  artesanias_egipcias@yahoo.com.ar