Temperatura del Cairo

 

 
Buenos Aires ARGENTINA

 

 

 

 

 

 

 
 
ATRÁS
 

Significado de las piedras semipreciosas

Según la tradición, las piedras transparentes son las más espiritualizadas. Al ser una piedra de origen mayoritariamente volcánico, en ella la presencia del elemento fuego se halla muy acentuada y actúa como fuente de inspiración y de creatividad.
Las Ágatas descargan la energía y son suaves, piedras de protección, para adquirir valor y capacidad de aceptación, para superar obstáculos y tener elocuencia. Por ser tan coloridas y abundantes estas piedras se han usado desde tiempos inmemoriales como "amuletos para la buena suerte".
Potenciando un mejor equilibrio entre emociones y cuerpo físico las ágatas son muy beneficiosas para sanar enfermedades psicosomáticas.
En general esta piedra es asociada con fuerza, por lo que se utiliza para dar fertilidad a plantas y animales.
Como remedios tradicionales, las ágatas se utilizan para potenciar la fertilidad. Ayuda a prevenir los abortos y la incomodidad durante el embarazo.
Ayuda a refrescar el estómago, hígado e intestinos. Repone del mareo y las fallas de equilibrio.
Las ágatas pueden ser usadas en cualquier dirección para traer cambio. En el centro trae balance, salud y conexión con la tierra. En el este se usa para proteger a los niños y en el sureste se puede poner un par para la fertilidad y la familia.
Las ágatas son piedras fortalecedoras. Ayuda a tratar las conjuntivitis, úlceras, inflamación de vejiga e intestino, así como también los problemas de útero.
Se utiliza con éxito en el tratamiento de problemas de piel. Mental/emocional. Ayuda a eliminar la ira almacenada, promoviendo cierta sensación de paz.
Útil para mejorar la capacidad de amar y atraer relaciones amorosas de mejor calidad. Se asocia al ágata con la fidelidad en la pareja.
En lo espiritual, el efecto básico del ágata es ayudar a mejorar la conciencia de realidad y la conexión con la tierra.

 
Ágata verde: energía proyectiva. Se usa para mejorar la salud de los ojos. En el pasado, una mujer que tomaba el agua en la que se lavaba la Ágata verde era protegida mágicamente contra la esterilidad.
 
Ágata amarilla: de color amarillo grisáceo. Proporciona equilibrio emocional.
 
Ágata azul: con estrías blancas en variaciones de azul de claro a oscuro. Proporciona serenidad, percepción e intuición.
 
Ágata cornalina: de color rojo naranja. Proporciona creatividad, espontaneidad e imaginación.
 
Ágata fuego: de color rojo profundo. Proporciona energía y despierta el espíritu de lucha.
 
Ágata marina: de color verde traslucido o celeste. Proporciona comunicación y fidelidad.
 
Ágata marrón: de color marrón con estrías beige. Proporciona energía emocional y cósmica.
 
Cuarzo azul: de color azul con tonalidades verdes. Proporciona armonización de cuerpo y espíritu.
 
Cuarzo blanco: de aspecto transparente. Proporciona una poderosa armonización de intelecto y físico.
 
Cuarzo rosa: de color rosa en todas sus gamas. Proporciona armonía y
comprensión, ideal para ajustes afectivos.
 
Cuarzo verde: de color verde en todas sus gamas. Proporciona mayor vitalidad, logrando un equilibrio de los biorritmos
 
Jade: es un armonizador de energías ideal tanto para el cuerpo humano como para las casas. La armonización de las energías se plasma
en un efecto calmante y tranquilizante ideal para personas que sufren de los nervios. También es un importante limpiador de ambientes,  para evitar las tensiones en las casas después de una discusión.
Es un cristal que relaja mucho y permite la superación de traumas psíquicos de cualquier tipo. Tonifica los nervios y suaviza las emociones.
 
Lapislázuli: de color azul con variaciones al dorado o plateado. Proporciona
una reducción de la excitación sopesando las pasiones y la realidad.

Ojo de tigre: de color amarillo dorado con toques de marrón dorado. Proporciona
un aumento de la fuerza interior y mejora la autoestima.

Ónix: de color negro con estrías grisáceos o verde con gama de marrones.
Proporciona un equilibrio emocional y aumenta el control de la voluntad.

Piedra turquesa: de color azul opaco con variación al verde y algunas vetas plateadas. Proporciona un aumento de la sensación de bienestar, regulando el sistema respiratorio y provocando una sensación de alegría interior.
 
A manera de experimento, tome un cristal cualquiera y esté abierto a cualquier sentimiento que surja. Al tocarlo, notará o bien que se calienta o, por el contrario, que permanece frío. Esto ocurre porque los cristales tienen energía electromagnética, al igual que el cuerpo humano y todo el universo). Cuando un cristal de cuarzo entra en contacto con una parte cualquiera del cuerpo, absorbe la energía desequilibrada. Al ir absorbiéndola, la piedra cambia de temperatura. Dependiendo de la respuesta/relación del individuo con la piedra, la temperatura disminuirá o aumentará. Una determinada persona puede sentirla cálida, mientras que otra la notará fría.

Para facilitar la curación física, siéntese o túmbese cómodamente en un lugar tranquilo y sostenga durante un momento la piedra en su mano o póngala sobre el área afectada. Practique las técnicas de respiración profunda mientras sostiene la piedra y deje que actúe sobre usted. Si desea recibir los beneficios de un determinado cristal, llévelo en el lado izquierdo (mano, bolsillo). Si se trata de proteger una cualidad específica, mejor en el derecho. Si desea una curación o una protección de todo el organismo, recomiendo llevar la piedra encima, en el bolsillo, colgada del cuello o en cualquier otra parte, ya sea montada en una joya o suelta.

Las piedras preciosas y semipreciosas pueden ser beneficiosas tanto para la salud emocional como para la física. Para aprovechar sus propiedades se emplean las mismas técnicas.

¿Realmente funcionan los cristales? El único límite al poder de las piedras son nuestras propias dudas, inhibiciones y falta de imaginación. Originariamente las piedras preciosas y semipreciosas se montaban en joyas porque se reconocía su poder y belleza, y ese poder se aprovechaba mejor cuando la piedra estaba constantemente cerca de su dueño. Sólo más tarde nació la idea de sus poderes curativos. Con el tiempo se aprendió que la energía podía aumentar o disminuir dependiendo de qué tipo de joya se llevaba puesta y en qué parte del cuerpo (accesorio y lado). La creencia general es que hay que llevar puesta la piedra preciosa/joya en el lado izquierdo para recibir sus propiedades, y en el derecho para proyectar el poder de curación.

Se cree que los metales también pueden ser buenos conductores de energía. La plata, por ejemplo, recibe la energía. El oro emite. El platino es neutro. El cobre la conduce. Se han realizado estudios que demuestran que enfermos de diabetes que han llevado puesta una pulsera de cobre durante un cierto tiempo, han necesitado menos insulina que otros que no han llevado encima ninguna pieza de ese metal.

Para obtener el máximo beneficio de llevar joyas, además de su belleza, tenga presente lo siguiente: los collares tienen un impacto sobre la personalidad, los colgantes sobre los sueños y los deseos, y los pendientes completan un circuito de energía alrededor del cuerpo cuando se llevan puestos simétricamente.

Los anillos tienen una definición propia. Los anillos que se llevan puestos en el pulgar representan la voluntad y el deseo de quien lo lleva; los que se llevan en el índice simbolizan la dirección y la acción; los que adornan el dedo corazón aluden a la intuición y la inspiración; en el anular son símbolo de creatividad, y si es en el meñique representan un cambio o una oportunidad. A capacidad de proyección y recepción de energía de los anillos es la misma que la de las piedras preciosas. Llévelos puestos en el lado izquierdo para recibir y en el derecho para proyectar. Confíe en las piedras preciosas, ábrales su corazón y su mente, respételas y trátelas bien.

Hay que limpiar los cristales después de comprarlos, y si se han llevado todo el día o tras tocarlos a menudo. Al limpiarlos se eliminan las energías negativas que puedan haber acumulado a lo largo del día.

Dos de las maneras más fáciles de limpiar los cristales es colocarlos bajo la luz directa del sol durante unas cuantas horas o tratarlos quemando salvia (una conocida planta depurativa); deje que el humo de la salvia envuelva la piedra preciosas o semipreciosa durante unos minutos . Es importante asegurarse de que la limpieza se realiza con la mejor y más pura intención.

Trate y use su pedazo de Madre Tierra con la mayor de las alegrías y con el máximo de respeto y saldrá sumamente beneficiado.
 
 
 
 
 
 
  © Copyright 2006-2012  Artesanías Egipcias Todos los Derechos Reservados
 

  artesanias_egipcias@yahoo.com.ar